CNDOMBE PA´L LOCO CASTRO

(candombe)

 

 

Cuando la vida me saca a bailar me acuerdo del loco

Y veo a la nostalgia que sale a baldear la sal de mis ojos,

Guiando naves de mugre al cordón del corazón

Por las baldosas de un mundo que nunca entendió.

Donde vivió desde sus tiempos de bochas con tiento , con gorra y sin guante en canchas peladas

Tal vez allá en mi infancia revivió su luz de tardes lejanas,

Donde fui grillo y la “bruja” Belén, el “Tato” Mur, “Pocho” Peloso, Mouriño, Labruna y Lousteau

Volviendo a sus ojos.

 

Los que se llenan la boca con Gatti no te conocieron

Esos que no te han visto jugando a vivir, lo que se perdieron,

Con el escabio de un vino espectral

Tan natural,

De palo a palo volando sobre el bien y el mal

Cual mercenario de un sueño cautivo,

Que se puso sobre el hombro el lloroso fusil del dolor ajeno

Y en su mano extendida dejó la traición su marca de fuego,

Volvió al silencio desde la ovación

Paseó su tez,

De la revista al carné, del jacquet al overol

Con el mismo gesto.

 

Cuando camina mi antojo un Chaplin, ya nadie me arranca

De la visión del loco haciendo una inspección en la casa blanca,

Armando un “fulbo” en el salón oval

Chorreando amor.

En el zaguán del imperio que exporta el dolor

Yendo a invadir a las sonrisas dormidas,

Como fue tras de mis huesos por tanta niñez y con tanto arrojo

Que ahora que pateo contra un paredón me escucho tan sólo,

Desde la noche tan paradojal,

Que justo a él

Vino a fallarte la máquina misma de amar.

 

 

Hay quienes dicen que late el ayer cuando alguien te nombra,

Hay quienes aseguran que recorre el barrio un hueco de sombra,

De Bella Vista hasta el Rosedal

En el Fortín

Por Echesortu hasta el arco que da al palomar.

Donde dejaste la gloria y la vida en tantos pies de centroforward,

Que aun no se disipa la polvareda,

Estás en la rodilla que chorree un cóctel de sangre y de tierra

En el abrazo en el pan y el sudor,

En el tablón

En la trompada en la trompa de algún fanfarrón.

Y estás en mí

Soy la extensión de tu paso rebelde, tu guerra y tu paz,  tu fuga demente,

Pero quizá también me canse de remar contra la corriente,

Y agarre el túnel que dicen que hay,

Porque por ahí sale a la cancha de algún manicomio celestial

Donde los ángeles van a trabar,

Y que parado en el punto penal

Esté el loco Castro.

 

Letra y música : Leonel Capitano

 

 

(colaboración enviada (letra) por el amigo Lautaro Kaller. 02-2012)

 

 

AtrásMenú Principal