CAFÉ DE LA CALLE CORRIENTES

 

 

 

 

Café de la calle Corrientes

Donde sueña el bandoneón,

Sos alma y vida en el ambiente

Del Buenos Aires de hoy.

La dulce cadencia del tango

En tu seno siempre está,

Y en tus tardes y en tus noches,

Sos, café, el punto broche

Del que viene o el que va.

 

Junto a una mesa, frente al palco, yo me sé sentar

Y al escuchar la orquesta siento en mí gran emoción,

Van desfilando por mi mente aquellos que el ayer

En su eterno correr, sin compasión llevó:

Arolas, “Pacho”, Bardi y otros que fueron puntal

De nuestro tango en la cruzada de su iniciación,

Grandes creadores que ya nunca nadie olvidará

Y en el café, latente está su inspiración.

 

Café de la calle Corrientes

Hoy como antes vengo a ti,

Tengo una cita permanente

Mis amigos por venir.

Y entre las copas, tango y charla

Pasa la vida mejor,

Y tus mesas son testigos,

Que gané muchos amigos

Al sonar del bandoneón.

 

Letra : Alfredo Carselle

Música : Juan Rezzano  (Juan Bautista Domingo Rezzano)

 

 

(colaboración enviada por el amigo “El Charrúa”. 07-2010)

 

 

AtrásMenú Principal