VIEJA PARRA

(vals)

 

 

Mi viejo la plantó y era la sombra

Que vino con las tardes de la infancia.

La parra se quedó, pero mi viejo

Se fue para otra sombra y otra casa.

La vi desnuda y gris en el invierno,

La vi borracha y verde en el verano.

El aire le guardaba entre las hojas

Los trinos gardelianos del canario.

 

El tiempo se hizo adiós en sus racimos

La mesa con el hule está muy sola,

El perro que ladraba por el patio

Ya duerme en un sillón de la memoria.

 

La vida se le fue sin darse cuenta

Por culpa de las uvas y del viento,

¡Qué triste fue mirarla esta mañana

sentir que, de tan vieja, ya es recuerdo!

 

Hoy muestra en las arrugas de su tronco

Gorriones que volaron a otros puertos.

La noche se le acerca y le comenta

Lo duro que es vivir con el silencio.

La vi charlar, de paso, con los gatos

La vi guardar retoños en su pecho,

Las nubes la mojaron con su llanto

Y el vino de su vientre, fue un misterio.

 

Letra : Roberto Díaz

Música : Rubén Nazer  (Norberto Rubén Nazer)

 

 

AtrásMenú Principal