TANGO Y DESPUÉS

 

 

 

Es otra la ciudad,

Es otro este vivir

De barrio, sin tranvías ni potreros.

Y es otro ese farol, que a veces pide un pie

Que apoye su charol en el ayer.

 

Es otra la ciudad,

Es otro su decir,

Es otra hasta la fe de los que añoran...

En este ayuno cruel, tan nuevo de encontrar

Al tango, que hoy ensaya su después.

 

Es otra la ciudad,

Más negro es el hollín,

Es otra la razón

De los que esperan.

Y el mismo corazón,

Con otra desnudez,

Deschava su pasión

De igual carmín.

 

El tango no murió,

Saltó de su postal

En sepia, con destino de universo.

Dos rieles en la piel, eterno de oro y fiel

Al eco cardinal que silba el tren.

 

El tango continuó

El filo del puñal,

Constancia de locura entre los cuerdos...

Poetas que a la vez, con versos de un después

Estrenan con su voz, otro arrabal.

 

Letra : Nélida Puig

Música : Liliana Vinelli  (Liliana Carmen Vinelli)

 

 

AtrásMenú Principal