MAL DE AMORES

 

 

 

En la penumbra de su pieza de soltera

Ella soñó con su dulce bien amado,

La pobrecita creyó que su quimera

Su sueño un día viera por siempre realizado.

Sólo leyendo románticas novelas

Se ilusionó con el hombre que quería,

Pero al final, tanta y tanta fantasía

Tronchó aquella alegría de su corazón.

 

Su juventud pasó viviendo de ilusiones

Su boca sin color jamás reía,

Su fría soledad le hacía exclamar:
“Por mis males, Señor, imploro tu perdón,

Yo sólo conocí la desventura

De una vida sin luz y de amargura,

Ya que aprendí a sufrir en la humanidad

Yo te pido, Señor, tu santa bondad”.

 

Se marchitaron sus ensueños dorados,

Luz de ilusión de su mísera existencia,

Si hasta el amor le mostró su indiferencia

¿A qué seguir viviendo momentos olvidados?

Por eso, al leer sus románticas novelas

Tal vez creyó ver al hombre que quería,

Pero al final, tanta y tanta fantasía

Tronchó aquella alegría de su corazón.

 

Letra : Lito Bayardo  (Manuel Juan García Ferrari)

Música : Pedro Láurenz  (Pedro Blanco)

 

 

(colaboración enviada por el amigo César, desde la R. O. U., 08-2009)

 

 

AtrásMenú Principal