LA PRÓXIMA CITA

 

 

 

 

Aunque ha pasado el tiempo y el mundo esté cambiado

Yo nunca me he olvidado de mi rincón feliz,

De tu mirada tierna, de tu paso alegrando

Aquella calle Gibson, de Mármol a Muñiz.

 

De aquella primera cita, de aquel vestido blanco,

De aquel viejo tranvía, del parque y del guardián,

De aquel mechón de pelo que en el alma he guardado

Ni de las tardecitas charlando en el zaguán.

 

Un día habré de verte

En ésta u otra vida,

Y cerrará la herida

Que el tiempo supo abrir;

Caminaremos juntos

Tomados de la mano,

Por nuestra calle Gibson

De Mármol a Muñiz.

Luego nos sentaremos

En el lugar de siempre,

Y charlaremos largo

Sin pena y sin temor;

Del tiempo en que la vida

Cabía en tu mirada,

En tu boca deseada

Y en mi sincero amor.

 

Si vieras cómo espero el día de encontrarte

Para poder mirarte igual, igual que ayer,

En aquella querida piecita de madera

Peinándote sin prisa, frente al espejo aquel.

 

Si vieras cuántos sueños vivieron por buscarte

Y el día de encontrarte vendrán, muy bien lo sé,

A festejar de nuevo mis dieciocho años

Bailando bajo un cielo de uva moscatel.

 

Letra : Ernesto Pierro

Música : Guillermo Meres  (Guillermo Salomón Meres)

 

 

AtrásMenú Principal