LA POLAQUITA

(2004)

 

 

Salió en un barco, una mañana

El cielo oscuro y por llorar,

Salió al encuentro de otro destino

Hacia las tierras del más allá.

 

Sola y temblando, sin despedidas,

Devoraría su alma al mar,

Un viaje largo y sin retorno

La polaquita se fue nomás.

 

América sus brazos le tendió

Sonrisas de cristal sin una duda,

Mas pronto destelló filo y puñal

Hundiéndose en su carne inmadura.

El hambre y sus garras la perdió

Y fue rodando sobre la basura,

Es duro de entender cuál fue su sino:

Murió como heroína del destino.

 

Llegó en un barco, un crudo invierno,

Ciudad brillante la recibió,

Y fue masilla entre los dedos

De un lapidario y cruel macró.

 

Pero su historia fue de la de tantas

Almas perdidas del vendaval,

Buscando nido, amor o calma

¡Una utopía, un cuento más!

 

Letra : Haidé Daibán

Música : Tito Ferrari

 

 

AtrásMenú Principal