DUENDE DE TANGO

 

 

 

 

Vos tenés alma de aire y llegás al corazón

Burbujeando por mis venas con tu llanto querendón,

Sos un canto que lastima, que te sume en la emoción

Cuando vibra en tus estrías, tu sonido, bandoneón.

 

Vos llevás a Buenos Aires en tus alas de gorrión

Proyectando en las veredas, la sombra de ser varón;

Sos el tango que apasiona, que te rompe el armazón

Cuando canta en dos por cuatro, las penas del corazón.

 

Bandoneón, duende de tango

Por tus notas lloro yo,

Lloro notas lastimeras

Donde talla la emoción;

Bandoneón, tengo en mi sangre

Tu sonido, bandoneón,

Tengo el pulso de tus teclas,

Tengo el eco de tu voz.

 

En el bar de mis quebrantos, siempre se escuchó tu voz

Con el vino que en mi sangre desangró todo mi amor;

Vos le diste a mi tristeza el rezongo de tu voz,

Vos me diste la nostalgia, que me arrebató el licor.

 

Buenos Aires es tan tuya, como mío es mi dolor

La tenés entre tus pliegues como yo te tengo a vos,

Sos la voz que me acaricia, vos sos todo, bandoneón

Cuando agrego a tus sonidos, mi tristeza y mi dolor.

 

Letra : Juan Carlos Martínez

Música : ---

 

 

(colaboración de su autor, el amigo Juan Carlos. 02-2010)

 

 

AtrásMenú Principal