DEL AMBIENTE

 

 

 

 

Muñeca, muñequita que hablás con “zeta”

Y que con gracia posta batís “mishé”,

Que con tus aspamientos de pandereta                         

Sos la milonguerita de más chiqué...

Trajeada de bacana bailás con corte

Y por excentricismo tomás “prisset”,

Y que en un auto “camba” de Sud a Norte

Paseás como una dama de gran “cachet”...

 

Que en los rondines nocheros

Siempre vos sos la primera,

En llevar la delantera

En los locos “rendez vous”.

Y entre champán y placeres

Tus ojeras van diciendo:

“Seguí nomás engrupiendo

ya te ha de pesar la cruz...”

 

Milonguerita linda, reposta y breva

Con ojos picarescos de “pipermin”,

De parla afranchutada, pinta maleva

Y boca pecadora color carmín...

Sin grupo que en la noche, con tus alhajas

Tenés un “faroleo briyanteril”,

Y al bailar esos tangos de rompe y raja

Volvés otario al vivo y al rana, gil...

 

Muchacha loca que un día

Arreó sus pilchas del barrio,

Despreciando a aquel otario

Que el nombre le quiso dar.

Es muy cierto, milonguera

Que hoy andás de buena racha...

¡Tené cuidado muchacha

no se te dé por llorar...!

 

Tal vez la falsa taba de la Fortuna

La suerte que hoy te brinda, podrá tapar,

Entonces los castillos de pelandruna

Verás con honda pena, desmoronar...

Pero pa´ qué afligirte con mis consejos

Sos joven y a la pista salí a tanguear,

Total, de todos modos, los pobres viejos

Ya no podrán tu frente, jamás besar...

 

Letra y música : Enrique Cadícamo  (Domingo Enrique Cadícamo)

 

 

Este tango, escrito por Cadícamo en el año 1926, con letra y música propias, es un antecedente

del que luego, musicalizado por Gerardo Matos Rodríguez y ciertas modificaciones en la letra

se conoció como “Che, papusa, oí”, que data de 1927, grabado por varias orquestas.

 

 

(colaboración enviada por el amigo “El Charrúa”. 12-2009)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal