CORAZÓN, CALLATE UN POCO

 

 

 

En la triste soledad de aquella noche

Escuché, de tu pecho, unos lamentos,

De dolor, de pena ya pasada

Y de un raro sufrir como el que siento.

 

Desde aquella noche hermosa para mí

Canté mis cuitas, al altar de tu belleza,

Fui feliz, porque vi que en tu mirada

Reflejabas, de tu alma, la pureza.

 

Callate un poco, corazón, estate quieto

Si ya sabés que sufrir es de varones,

No por nada se llevan pantalones

Ni por nada, se llora una ilusión.

Son los celos, los que a veces me devoran

Son los celos que torturan mi razón,

Si al no verla, son los celos que me dicen

Callate un poco, callate corazón.

 

Nuestras almas, al unísono cantaron

Su dulcísima y doliente serenata,

Bajo el triste parpadear de aquella luna

Con guiños melancólicos de plata.

 

Fui feliz, al concebir aquel ensueño

Que canté al despertar el nuevo día,

Y era tu boca, ardiente, que besaba

Y era tu linda roja boca, que reía.

 

Letra : Eduardo Calvo  (Eduardo Calvo Souto)

Música : Armando Baliotti y César Ginzo  (Justo César Ginzo)

 

Grabado por Azucena Maizani con acompañamiento de trío. (sello Brunswick, 1930)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 10-2008)

 

 

AtrásMenú Principal