CON UN SILBIDO EN LOS LABIOS

 

 

 

Con el silbar

Ya no es tan triste el sendero,

En este andar

Pesado del carretón.

Larailará, larararaila lalero

Larailara, lararailarara...

 

Pa´ qué,

Voy abrigando el sendero.

Pa´ qué...

Si es lo que en el corazón,

Como a las tierras aradas,

Quemaron heladas

Mis campos en flor.

 

Cabeceando sobre el pértigo en la huella

Busco olvido en este eterno trajinar,

Y mi silbo es a la luz de las estrellas

Aparcero confidente en mi rodar.

 

Me saluda el griterío de los teros

Cuando sienten el chirriar del carretón,

Y me siguen los ladridos de los perros

Más allá del solitario cañadón.

 

Letra : Enrique Gaudino  (Enrique Miguel Gaudino)

Música : Víctor Braña y Tito Ribero  (Amado Alberto Ribero)

 

Grabado por la orquesta de Rodolfo Biagi con la voz de Carlos Almagro. (sello Music-Hall, 1962)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal