CHISMES DE LA RIBERA

 

 

 

Sobre las aguas del Riachuelo

Allá, muy cerca del

Buscando entrante, ancla un velero

Detrás la vuelta del Paraná.

Llevan al yerto, sus anchas velas

Y por emblema, talla el fulgor,

Un agua roja, clavel purazo

Sobre las aguas se enredó

 

Y en la trastienda de los boliches

En la avenida Almirante Brown,

Alguien murmura que está sus rosas

Fue el abordaje de un cerco en flor.

Dicen de un loco, aquí en la vuelta

Donde persigues al pailebote,

Dicen que el ceibo era la hija

Del fon  viejo que va al timón.

 

Y un día aciago, de aguas revueltas

Aquel rugoso lobo de mar,

Poso en el sordo rumor del delta

Sobre lamentos de un sollozar.

Quiso aquel hombre, saberlo todo

Ella le dijo la cruel verdad,

Y al ver que el resto la perdonara

Hundió sus el Paraná.

 

Y desde entonces, en los remansos

Y entre los juncos del lodazal,

Mientras que en noches ya no tropieza

Como un fantasma en la oscuridad.

Tiende sus brazos sobre las aguas

Y como un pulpo quiere sondear,

Mas es en vano, el pailebote

Levanta espuma para bogar.

 

Letra : Ángel Juan Wells  (Ángel Juan Luis Pozzi)

Música : Azucena Maizani

 

Grabado por la orquesta de Francisco Canaro con la voz de Azucena Maizani. (sello Odeón, 1926)

 

 

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 01-2009)

 

 

AtrásMenú Principal