CARRETERO

 

 

 

 

Carretero, carretero

El de rostro bien curtido,

En tu corazón dormido

Hay una historia de amor.

Carretero, carretero

Que muy triste vas pasando,

Y como tu alma, chirriando

Los fierros del carretón.

 

Y con su vista perdida en ocaso

Muy lento sigue la huella azarosa,

En su ceñida frente sudorosa

Lleva el cansado: “no sé qué”, fatal.

En el vaivén de recuerdos intensos

Se ve empañarse sus ojos profundos,

Y la carreta, parece, en sus tumbos

Aquella angustia querer apagar.

 

Llora letal, su alma una pena

Que le tortura incesante,

En su dolor anhelante

Le acompaña el carretón.

Mientras que incita la yunta

Con prolongado silbido,

El aire se siente herido

Por una triste canción.

 

“Perdón”, decía la carta dejada

Que a su regreso encontrara esta noche,

Y de sus labios, ni un solo reproche

Para la infiel, se le pudo escuchar.

Cual si quisiera el perdón otorgarle

Mientras sus ojos perdían el brillo,

Rompió la carta, besó su cuchillo

Y silencioso, se puso a llorar.

 

Letra : Enrique N. Vendittuoli

Música : José A. Garabelli

 

Grabado por Mercedes Simone con acompañamiento de guitarras. (sello RCA, 15-11-1928)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 11-2009)

 

 

AtrásMenú Principal