CANTAME UN TANGO, HERMANO

 

 

 

 

Cantame un tango hermano, que me piante la pena

Cantámelo bajito, sosteniendo el compás,

Con un chamuyo lerdo asomate a mi cielo

Metele... tal vez juntos echemos a volar.

Ya sé que no es posible que creas hoy de nuevo

Viste tanto balurdo, viste tanto disfraz,

Aun tiemblan en tus ojos los ecos del sollozo

Por el niño ciruja que procura su pan.

 

Un tango que me cuente tus calladas quimeras

Ésas que al concretarse, te permitan soñar,

Con el festín del pobre que en justa algarabía

Lleva a su humilde mesa el logro de su afán.

Contame en dos por cuatro, tu berretín lejano

Imitalo al Morocho en un tango triunfal,

Que desde el lado izquierdo, mi cuore te acompaña

Tayando con los duendes que saben tu verdad.

 

Batime vos la justa, decime: “piedra libre”

Que la vida es fulera, no me quiero entregar,

Amuremos la tarde que el sol nos reconoce

Empujemos la carga de nuestra soledad.

Y si te queda un cacho de ilusión en el pecho

Con el alma encendida decidite a entregar,

El corazón abierto, que la herida no sangra

Si la cubre fraterna, la piel de la amistad.

 

Letra : Norma Ester Montenegro

Música : Enrique Rassetto  (Enrique Walfrido Rassetto)

 

 

AtrásMenú Principal