LOS RASCAS

 

 

 

Un uruguayo en la vía

Y un argentino también,

Se conocieron un día

En un café Parisién.

El oriental, violinista

El porteño, bandoneón,

Los dos con sueños de artista

Y un hambre de batallón.

 

Tranquilamente, muy grata, barata

Voló la conversación,

A las márgenes del plata,

Donde atracaban la chata

Cada cual con su estación.

Pero como el destino, hermano

Tiene sus cosas debute,

Se les acercó un franchute

Cuando oyó hablar en cristiano.

 

Hablado:

“Perdónenme”: Así se le oyó decir,

“Si ustedes gustan tocar, con placer,

Los voy a oír... no... no... no

No se van a arrepentir

Porque únicamente yo,

Yo los puedo salvar”.

 

Desenfundaron las armas

Olfateando un dineral,

Atendiendo los pedidos

Meta “rascar” y “rascar”.

De la viveza criolla

Que te la “bata” el francés,

Mientras los “rascas” zapaban

Tiró la manga... y se fue.

 

Letra : Luis Caruso  (Luis Rafael Caruso)

Música : Tito Cabano

 

 

AtrásMenú Principal