LOCA JUVENTUD

 

 

 

Fuiste buena como todas

Hasta que un día muy triste,

A tu viejito perdiste

De un accidente fatal,

Pobre padre, agonizante

Te pidió con honda pena,

Que juraras de ser buena

Con tu madre y expiró.

 

Tu viejita trabajaba

Todo el día en la pileta,

Procurando a su pebeta

Nada le fuera a faltar.

Le gustaba que estudiaras

Para salir de pobrete,

Pero todo se fue al... “cuete”

Con tu modo de pensar.

 

Pobre madre, ni soñando

Pensó de que la engañabas,

Cuando al cine te mandaba

Y vos ibas a bailar.

Así empezó tu caída

Por la pendiente del vicio,

Olvidando el sacrificio

De aquella madre ejemplar.

 

Después seguiste rodando

Como aquellas, tus amigas,

Sin cansancio ni fatigas

Entre el lujo y el placer.

Te fugaste de la pieza

Que con tu vieja ocupabas,

Y donde ella te esperaba

Para darte su perdón.

 

Pero vos, ni qué pensarlo

Seguiste con tu rutina,

Eras toda una heroína

Te embriagaste con la luz.

Mas vino tu decadencia

Y con ella el desengaño,

Muy cortos fueron los años

De tu loca juventud.

 

Entonces arrepentida

Regresaste a la piecita,

Donde aquella madrecita

Todas sus penas lloró.

Pero al llegar, las vecinas

Te dieron aquel mal dato,

Que besando tu retrato

La pobrecita murió.

 

Letra y música : Emilio Marchiano  (Amelindo Marchiano)

 

 

AtrásMenú Principal