LA TARDE SIN NOMBRE

 

 

 

Llegabas con tu sino en la tarde sin nombre

Los pasos se encontraron y el otoño murió,

De pronto, mi ternura, herida de presagios

Igual que mariposas, presentía la flor.

Traías las estrellas en un tibio racimo

Mis besos tan marchitos reclamaron tu honor,

Y el llanto de los ojos, de espinas, se hizo lirio

Y se alejó entonces, mi cansancio de adiós.

 

Cómo poder olvidar, si te amaron

Mi soledad, mi dolor tan gris,

Y tuve el cielo y tuve el mar

Y tuve paz en mi ansiedad, por ti.

Cómo poder olvidar, cuando el alma

Llena de luz, su razón, su existir,

Y se libera por amor

Y hoy que amo, ya no estás en mí.

 

Allí, entre las sombras, se moría la tarde

Tu nombre y el misterio, detenían mi adiós,

De nuevo entre tus brazos, las sombras de la muerte

Angustias me ofrecieron y yo dije que no.

Acaso te perdías en la noche sin nombre

Sin ver que en esta tarde, se cubría de sol,

Y que quedé tan solo, sangrando alucinante

La vida enloquecía, por perder a su amor.

 

Letra y música : Rogel De Niz  (Rodolfo Rogelio Nizich)

 

Grabado por el cuarteto “Don Clemente” con la voz de Lorenzo Rivó. (Rosario)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal