LA QUEMA

 

 

 

Entre basuras, llorando una pena

La vista al suelo, moviendo el bastón,

De trapo y vidrios, la bolsa llena

Y de amargura sólo, el corazón.

Y cuando es todo silencio a lo lejos

Y ya la sombra se extiende en redor,

Vuelven recuerdos de tiempos viejos

A recordarle su dolor.

 

Se oye a lo lejos un tango triste

Son los acordes de un bandoneón,

Que así le gritan: ¿Porqué te fuiste

y la dejaste, sin compasión?

Calle Corrientes, allí perdiste

Lo más humano, tu corazón,

Y hoy sólo harapos, tu cuerpo viste

Sos un espectro, una visión.

 

Repite el eco con suave sonido

Los tristes bajos de aquel bandoneón,

Se oye el murmullo del ave en los nidos

Mudo está el hombre, de tanta emoción.

Del Plata, el viento, lo llena de frío

Parece un sauce, tan quedo llorar,

Que se estremece su sombra en el río

Como si el árbol pudiese amar.

 

Roncos sollozos, desgarradores

Salen del pecho del hombre aquel,

Jura y maldice y los dolores

Hablan del alma de aquel infiel.

De pronto un grito se oye en la quema

Al rato un cuerpo se ve caer,

Y allá a lo lejos aún gime el tango

Bajo las ramas del sauce aquel.

 

Letra y música : Rao Santillán

 

Grabado por Ignacio Corsini con acompañamiento de guitarras. (1927)

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal