LA NOCHE DE TU PIEL

 

 

 

Sin piedad...

Así de simple, sin piedad

Tu decisión de hiel,

Tu gesto helado sin piedad.

Y me quedé...

Con el retoño que no floreció,

Con la sonrisa que se diluyó,

Con mi esperanza,

Mi soledad...

Sin piedad...

Así de simple, sin piedad,

Me voy hacia la noche

De tu piel.

 

Yo tengo que volver a oír

Aquellas voces del ayer,

Que alimentaron dulces esperanzas,

La fe en mis sueños,

En mi porvenir.

Yo tengo que volver a ser

Aquel jilguero que soñó,

Un mundo donde el sol

Brillaba con amor,

Sin preguntar

Por qué.

 

El amor...

Es todo aquello que nos da

Una sonrisa y fe,

Es devolver por bien el mal.

Y estoy aquí...

En esta encrucijada sin saber,

Si estos cristales que en mi mano están,

Son los pedazos

De aquella fe...

Y tu piel...

Brutal recuerdo de tu adiós,

Me quema por las noches

Sin piedad.

 

Letra : Alberto Peyrano

Música : Dante Amicarelli

 

 

AtrásMenú Principal