LA LOCURA Y LA PAZ

(vals)

 

 

Vestía trajecito sastre

Usaba rodete y lentes de alambre.

Sabía, de la Biblioteca

Todos los autores, todos los estantes.

A veces eran sus mejillas

Dos soles de arcilla, bajo el colorete.

La misma rutina sencilla:

Entraba a las nueve, salía a las siete.

 

El mundo de la Biblioteca

Fue como la réplica de su santuario.

El viejo perfume del tiempo

Y el mismo vetusto, silencio de siempre.

Un día, vino un hombre joven

Le pidió un volumen de universitario.

La mano le rozó su mano...

Y fue un torbellino que arrasó su mente.

 

Una tarde, una vez

Sin saber cómo fue,

Se encontró, sin querer

Al desnudo con él.

Fue su libro mejor

Y aprendió a releer,

El amor...

Manuscrito en la piel.

 

Un día, repasó su vida

Le pidió a la almohada, que no le mintiera.

Entonces revisó la cuenta:

Él con diecinueve y ella más de treinta.

Se fueron a aclarar las cosas

A la luz del día, en un bar cualquiera.

Le dijo que no seguirían

Que le agradecía tanta primavera.

 

Hoy es una mujer distinta

Se arregla, se pinta, no lleva rodete.

El viejo trajecito sastre

Quedó en el pasado, como los juguetes.

La vieras, los cabellos sueltos

La blusa atrevida, la falda de rojo.

Qué vuelco le ha dado la vida

Tan bien parecida que alegra los ojos.

 

Una tarde, una vez

Sin saber cómo fue,

Se encontró, sin querer

Al desnudo con él.

Fue su libro mejor

Y aprendió a releer,

El amor...

Manuscrito en la piel.

 

Ahora es una mujer

Sensitiva y total,

Ya vivió

La locura y la paz...

 

Encontrar el amor, es vivir la locura...

Vivir el amor... es encontrar la paz...

 

Letra : Juanca Tavera  (Juan Carlos Moscón)

Música : Osvaldo Tarantino y Paqui Balaguer  (Francisca Balaguer)

 

Grabado por Guillermo Galvé con el acompañamiento de la orquesta dirigida por Osvaldo Tarantino.

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal