LA LLAMAN “TRAPOS”

 

 

 

Se pone el sol de junio, se encienden las vidrieras

Con pieles, con abrigos, la gente viene y va,

Y al ver a una enlutada viejita pordiosera

Me acuerdo de mi madre, no sé por qué será.

Con un vestido roto y un chal sobre la espalda

Con tétricas palabras, implora caridad,

Y el lujo de esa esquina, Corrientes y Esmeralda

Contrasta horriblemente, con toda su orfandad.

 

Y me dijo un canillita

Que también vestía de harapos,

A esta pobre viejita

Todos la llaman “trapos”...

El viejito de la esquina

Dice que era muy hermosa,

Que en un tiempo fue famosa

Cuando vino de París.

 

Y así pasa las horas, parada en la vidriera

El frío de la noche la arrima a una pared,

La gente compasiva, le deja una moneda

O dice suspirando : ¡Perdóneme, mujer!

Herido de tristeza, me alejo en un tranvía

Huyendo de ese drama de andrajos y de amor,

En vano, porque lejos, la escucho todavía

Que dice suplicante: ¡Ayúdeme, señor...!

 

Letra : Horacio Sanguinetti  (Horacio Basterra) y Juan Zucchelli

Música : Osvaldo Juan Grecco

 

 

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 04-2008)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal