LA FRASE

 

 

 

Mi mente

Era brumas y tinieblas,

Perdurando en sombras

Sin la luz del sol,

Sin la fe que anima

Toda una esperanza,

Trayendo a mis penas

La resignación.

 

Buscaba una estrella

Para que alumbrara,

El destino trunco

De mi incomprensión,

¡Oh, Dios, padre mío!

Hoy lo he comprendido,

Que en mi carne hay vicio

En vos, el amor.

 

Yo no conocía

Cuál era el camino,

Porque adormecía

Tu rayo de luz.

Fue entonces, un día

Que mirando un libro,

Encontré una frase

Que me iluminó.

Jesús decía:

“¡No saben lo que hacen!,

¡Perdónalos, Padre!”

Y el perdón llegó...

 

Letra : Aldo Legui (Francisco Derkahez) y Ángel Horacio Marclay

Música : Juan Carlos Bera

 

 

AtrásMenú Principal