EL REBENQUE FATAL    (II)

(milonga)

 

Una noche iba rumbiando

Para el ranchito de mi china,

Y vide un bulto en la esquina

Que hasta hoy me tiene penando.

“Falucho” estaba ladrando

En forma desisperada,

Yo eché una juerte mirada

Y tan sólo pude ver,

Una sombra, al parecer

Que juyó a la disparada.

 

Mirá, venía caminando

En paz y me extraña mucho,

Porque le oigo a “Falucho”

Que dende hoy está ladrando.

Y ese es un perro que cuando, ladra

¡Seguro ve gente!.

Y me extraña francamente

Que el perro me haiga engañao,

Siendo que siempre ha ladrao

Pa´  su patrón, pocas veces.

 

Y con tuito esto, la indina

Con un arranque salvaje, me dijo:

“¡Tenés coraje de considerarme ansina!

Vos sabés que soy tu china

Y vos, mi única esperanza,

A mi amor naide lo alcanza

Podés estar bien seguro,

¡Soy tuya, por Dios, te juro!

¿Pa´ que andás con disconfianza?”

 

Y yo muy disimulao

Po´ entre´ el rancho me pasiaba,

Pa´  tuitas partes miraba

Como bicho disconfiau.

Muy de repente, a un costao

Con un bulto trompecé,

Era un rebenque, lo alcé, diciendo:

“¡China, qué es esto!”

Y ella, buscando un pretexto

Lloró y me dijo:

“¡No sé!...”

 

Eché mano a mi facón

Como pa´ hacerla pedazos,

Y no pudieron mis brazos

Cometer tan negra acción.

“¡Perdón, mi gaucho, perdón!”

La mala mujer pedía,

Y yo la besé entuavía

Sobre su negra cabeza,

Y le dije con tristeza:

“Bueno, prenda, hasta otro día!

 

Letra y música : Juan Pedro López

 

Grabado por Ignacio Corsini con acompañamiento de guitarras.

 

 

AtrásMenú Principal