EL OTARIO

 

 

 

Al compás

Del criollo tango, que “El otario” bauticé,

La gran respuesta de un querer

Alegró las ansias mías.

Tango ideal

Que hoy, como entonces, llena el alma de emoción,

Porque este tango fue el testigo

De mi febril rogar de amor.

 

Recuerdos imborrables de un idilio

Que empezó una tarde hermosa

Bajo el fresco de un parral.

En donde el tango de mi gran amor

Matizaba al sueño dulce

De mi lírico pensar...

Recuerdos imborrables que he vivido

Con el tango, que de firme

Con mi anhelo suspiró.

Y con el tango del romance lindo

Gime la añoranza fiel

De gloriosa tradición.

 

Al vibrar

Del noble tango, que mil veces lo bailé,

Palpitan sueños de un edén

Que en mi corazón se abriga.

Y en la paz

De los arrullos invariables del sentir,

Dispersa el tango su armonía

Con su cantar de amor feliz.

 

Letra : Juan Miguel Velich

Música : Gerardo Metallo

 

(partitura año 1950, colaboración del amigo Aurelio Puccini. 02-2008)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal