CREPÚSCULO

(vals)

 

 

Princesa blanca y rosa que has huído

De un verso suave y fino de Rubén,

Tu encanto en las nostalgias de mis sueños

Tejieron las ternuras de un edén.

 

Y ciego en el hechizo de tus ojos

Mi pálida ensoñada, te evoqué,

¡Oh!, Mi dulce muchacha casta y buena

Que huiste de aquel verso de Rubén.

 

Perdido en los recuerdos,

Perdido en la distancia,

Mi princesa de Francia

No he vuelto a contemplar;

Los glaucos ojos bellos

Que en íridos fulgores,

Llevaron los amores

Del soñador juglar.

 

Qué manos acarician tus cabellos

Qué ojos, en los tuyos, con amor,

Ensalman, del cariño, los poemas

Y sueñan lo que soñamos los dos.

 

Ajena a los delirios de mis penas

Diluida la visión de mi sentir,

Como mueren sin rastro, las estrellas

Así murió tu amor, ¡Mi bien!, por mí.

 

Letra : Arturo A. Blasi

Música : José Rebolini

 

Grabado por Roberto Maida con el acompañamiento de la orquesta de Alberto Castellanos. (1930)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal