TEMPESTAD

 

 

 

Se ruborizó tu cara

Y a mí me tembló la voz,

Cuando te dije un: “Te quiero”

Que ya era carne en los dos.

 

Luego dejaste a los tuyos,

Yo también hice traición,

Y nos manchamos de barro

La conciencia y el honor.

 

Qué pena la de tu madre

Cuando le digan que a ti,

Te llevó un hombre casado

Con quien no fuiste feliz.

Qué pena la de mis hijos

Cuando le digan que yo,

Los abandoné a su suerte

Por ir detrás de tu amor.

Y nuestro remordimiento

Tarde o temprano vendrá,

Pues todo el que siembra viento

Cosecha al fin, tempestad.

 

Hoy echo a rodar el tango

El tango de nuestro adiós,

Pa´ que tu madre y mis hijos

Lo escuchen en otra voz.

 

Adiós, adiós para siempre

Lo nuestro no ha sido amor,

Fue un caminito de espinas

Con apariencia de flor.

 

Letra y música : Juan Bibiloni

 

Grabado por Alberto Podestá con el acompañamiento del cuarteto de Joaquín Mauricio Mora. (Colombia)

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal