TANGO QUERIDO

 

 

 

Tango querido, fiel de boliche

Ángel de las pasiones, ráfaga cland,

Pibe que en el recuerdo, gime por razón.

Tango querido, brujos en el atril,

Rimas de trapo sangran

Sobre el papel manchado de ayer.

Tango querido

¿Quién te enseñó a cantar con tanta pasión?

 

Canta... el paraíso y el infierno en la ciudad,

Canta, de los parias, de la hambruna y de la fe,

Canta a la gilada, del que puede y nunca da

Canta a la gauchada, del hermano en buena ley.

 

Canta a los tormentos y dulzuras del amor,

Canta a los filósofos, linyeras del café,

Canta a los antiguos cambalaches del poder

Canta a los amigos adorados que no están.

 

Tango cantor, de las estrellas y las ranas,

Pensador sin dueño

Que creés tus agonías llegando el alba.

Tango cantor, adolescente de los grises,

Corazón en serio

Te comiste una por una, tus cicatrices.

 

Tango querido, bien de la esquina

Lento de vidrio roto, sótano del destino,

Glorias del barrio reo, danzan sobre tus dos pies.

Tango querido, íntimo y fraternal

Con un dolor consorte de juventud

Y el tinto ritual.

Tango querido

¿Quién te enseñó a cantar con tanta pasión?

 

Canta a los tormentos y dulzuras del amor,

Canta a los filósofos, linyeras del café,

Canta a los antiguos cambalaches del poder,

Canta a los amigos adorados que no están,

Canta el tango, tangamente, con la pena de saber.

 

Letra : Horacio Ferrer  (Horacio Arturo Ferrer)

Música : Daniel Binelli  (Daniel José Binelli)

 

 

AtrásMenú Principal