LAS MALENAS

 

 

 

¿Y cómo no quererte Buenos Aires?

Si te cantaron paicas, minas, grelas,

Mujeres que te amaron y que saben

Cercana como un cielo de rayuela.

 

¿Y cómo no quererte Buenos Aires?

Si por vos, se sembraron las Malenas,

Desde el vientre fecundo de tus calles,

Desde el cantar de la Morocha aquella.

 

Si desde Avellaneda, la Pepita

Que retozó la copla más compadre,

Pasando por la voz de tu Rosita

Fue tu canción un gesto y un alarde.

 

¿Y cómo no quererte?, Si por buenas,

Acaso también por entrañables,

Fundieron Libertad con Azucena

La rosa de los tangos que te saben.

 

¿Y cómo no quererte?, Si es tu tango

Quien mueve tu pasión, que siempre es tanta,

Y hoy vuelve en esta voz que aquí te traigo

Jugándose por vos, en mi garganta.

 

Si junto al desparpajo de Sofía

Como una flor enhiesta y compadrita,

Cantaba tu porteña melodía

Agazapada en su chamuyo, Tita.

 

¿Y cómo no quererte?, Si el fraseo

Que arrastraban los lentos bandoneones,

Se prendió en el propio jubileo

Que anunciaba en su canto, la Simone.

 

Y Tania, la gallega, con su flaco

Filósofo poeta en cada estrofa,

Y aquellas que cantaron de arrebato

Con el verso que en tango se deshoja.

 

Una legión de cálidas Malenas

Renaciendo en el canto en las mañanas,

Hasta el tempo que hoy duele con su pena

Y nos llega en el canto de Susana.

 

Letra : Héctor Negro  (Ismael Héctor Varela)

Música : Sacri Delfino  (Adrián Hugo Delfino)

 

 

AtrásMenú Principal