LA ÚLTIMA TENTACIÓN DE GARDEL

 

 

 

Yo estaba en el final,

Pegado al ventanal,

De un cafetín

Fumándome la espera.

Y en el vaivén

De un vértigo fatal,

Oí decir: “Adiós”

Y el nombre: “Medellín...”

 

Sentí que era de Dios

La voz que dijo: “Adiós”,

Y el retintín

Profundo de la muerte,

Me enmudeció

Y no alcancé a gritar

“¿Por qué me abandonás...

anclao en Medellín...?”

 

Perdonen al destino, las musas milongueras

Preñadas por los bardos borrachos de café.

Perdonen a la muerte, la suerte de estos versos,

Más todos esos tangos que nunca cantaré...

 

Y el triste cacatúa, soñándome en la esquina

Que olvide su gomina y su parada fiel.

Y cierren sus ventanas, las novias solteronas

Que esperan todavía, que un día he de volver.

 

Yo estaba en el postrer

Peldaño del adiós,

Sin presentir

Que todo era mentira.

Dolor de ser

Me aqueja la inmortal,

Herida de este mal

Tremendo de existir.

 

Quisiera alguna vez

Dejar de ser Gardel,

Huir de mí...

Tal vez, no ser eterno.

Envejecer...

Cantar peor que ayer.

Bajarme del avión

Y nunca más partir...

 

Letra : Lucho Szwarcman  (Alejandro Gregorio Szwarcman)

Música : Carlos Daniel González

 

 

AtrásMenú Principal