LA PIBA DE LOS JAZMINES

 

 

 

No hubo piba tan hermosa

Desde el Bajo a la Barranca,

Como aquella que llegaba

Y se iba con el sol.

Del taller fue la hormiguita

Laboriosa, alegre y franca,

Que a la aurora le robaba

Todo el “rouge” de su arrebol.

 

Más de un guapo prepotente

Hizo ronda en su ventana,

Quién la viera, los domingos

Hacer guardia en el portón.

Esperando, presintiendo

Y ostentando muy ufana,

Un jazmín prendido al pecho

Custodiando al corazón.

 

Culpa fue de aquel soñado

Malandrín de sus amores,

Que diciendo “triunfo” él sólo

Las cuarenta le acusó.

Doctorado en amoríos

Le hizo ver los esplendores,

De otra vida y de otro mundo

Y ella, ciega, sonrió.

 

Él le dijo: “Margarita

del suburbio tan lozana,

sos la estampa más porteña

de Griseta y de Mimí.”

Y en el pecho tembloroso

De la reina suburbana,

Un jazmín agonizaba

Cuando ella dijo: “Sí...”

 

Letra : Julio Navarrine  (Julio Plácido Navarrine)

Música : Ricardo Malerba y Dante Smurra

 

Grabado por la orquesta de Ricardo Malerba con la voz de Orlando Medina.

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal