HAY UN CANTOR

 

 

 

Hay una voz que atravesando el tiempo

Sigue cantando con nuestra propia voz,

Hay una voz que atravesando el fuego

Con alas de milagro, del fuego renació.

Habrá, tal vez, un mágico misterio

Un soplo de infinito vagando en esa voz,

Que se alimenta con la verdad del pueblo

Que el pueblo reconoce, porque con él creció.

 

¡Gardel!...

Como un ritual que nos habita y no se va

Su voz que está.

Su voz...

Sonora llama que se agranda sin cesar

Y arde al cantar.

Es él, nomás...

Sobre el escándalo vital de la ciudad,

Y acaso más allá

Por cien caminos y horizontes.

Gardel, grillo del viento,

Que el viento siempre quiso

Templar.

 

Hay un cantor que nos está cantando

Como quisimos cantar y no se dio,

Hay un cantor que va resucitando

De un trágico destino, volviendo de su adiós.

Es un cantor, es una voz, un mito

Con un chambergo claro y un silbo volvedor,

Con la sonrisa quebrada en ese sitio

De trinos insondables, que acaso él entreabrió.

 

Letra : Héctor Negro  (Ismael Héctor Varela)

Música : Pedro Belisario Pérez

 

 

AtrásMenú Principal