CHE, GOMINA

(1988)

 

 

Satanás lo engendró pa´ bailarín
Y un pintún infernal le acomodó,
Como nació engominao,
Los de su barrio de zinc
Lo bautizaron Gomina, no más.
 
Del pañal, ya trajeao salió y tangueó
Vertical y varón como un ciprés,
Mandó el amague y, después,
Como eligiendo mujer
Sacó a la vida a bailar.
 
Copó Gomina el trocén
Al canyenguear de sus sinfónicos pies,
Piantó de un corte a París
Y allá bailó con lo mejor del jet-set.
Conocieron Puente Alsina
Reinas, misses y Brigitte Bardot,
"¡Gomina solo, no más!"
Que le gritó Baryshnikov.
 
Gomina mandaba las luces del pelo,
Y al suelo sus tacos bordaban
Las letras de los tangos.
Y, una noche, Gomina
Su tango escribió:
Tanto abrazar le sembró
La mayor cicatriz: el amor.
 
Y del Japón a Broadway
Cada mujer era la que no lo amó,
Ninguna pudo hechizar
A su desdén de melancólico rey.
Ni la Mina Maravilla
Ni las gueishas ni la Dunaway...
Gomina, muerto de amor
Se las tomó pa´ su arrabal.
 
Fueron al funeral del bailarín
Plisetskaia, Mireya y Cid Charisse,
Encabezando el dolor,
De mil muchachas de ayer
Que habían todas bailado con él.
 
Y en un gran contraluz suprarreal
Vertical y varón como un ciprés,
Gomina viejo no más,
Mascó el sudario y salió
De punta en blanco a bailar.
Sobre su tumba junó,
Como eligiendo mujer
Y con la muerte bailó...
 
Dedicado a “Virulazo”  (Jorge Martín Orcaizaguirre) , popular bailarín argentino de tangos,
también llamado “Gomina” por su manera de peinarse.

 

Letra : Horacio Ferrer  (Arturo Horacio Ferrer)

Música : Raúl Garello  (Raúl Miguel Garello)

 

Grabado por la orquesta de Raúl Garello con la voz de Gustavo Nocetti.

 

 

AtrásMenú Principal