TE LLAMA MI VIOLÍN

 

 

 

Eres una triste princesita

Que se muere en un palacio

De marfil y malaquita.

Yo soy un romero sensiblero

Que no tiene nada más

Que el cielo y su sendero.

 

Pero bajo el sol de los caminos

Soy el dueño del espacio

Con mis sueños peregrinos.

Tengo las estrellas

Y los vientos del confín,

Que cantan en la voz de mi violín.

 

Yo sé...

Que todo aquello sólo fue,

Una cadencia de minué

Y que el soñar

Tiene despertar.

 

Mas...

Sé que también no te olvidé,

Y en los silencios del esplín

Está sonando mi violín

Tal vez... llamándote.

 

Tímida sonrisa que ocultabas
Tras los pálidos plumones
Y el marfil de tu abanico.
Entre sus varillas me miraban
Y jugaban al amor,
Tus dulces ojos niños.


Loco ir y venir de pelucones
Por los rojos cortinados
Y a la luz de tus salones.
Junto a tus dorados
Oropeles de festín,
Cantaba mi pobreza en el violín.

Letra : Cátulo Castillo  (Ovidio Cátulo González Castillo)

Música : Elvino Vardaro

 

Grabado por la orquesta de Osvaldo Fresedo con la voz de Oscar Serpa.

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal