QUEJA INDIANA

 

 

 

¡Ay, ay, ay!…
¡Ay, ay, ay!…
Por la noche se oía,
En la lejanía,
Ayes de dolor…
 
¡Ay, ay, ay!…
¡Ay, ay, ay!…
Y el eco repetía,
La queja sombría
De un fatal amor.
 
En la paz nocturnal, silente
En que el campo parece tumba,
El lamento tenue retumba
Sin cesar, muy tristón, hiriente.
Luego un búho, de cuando en cuando
Lanza su tétrico graznido,
Que al oírse deja oprimido
De pesares el corazón.
 
¡Ay, ay, ay!...
¡Ay, ay, ay!...
Aquella almita en pena,
Los aires ahí llena
Con su evocación.
 
¡Ay, ay, ay!...
¡Ay, ay, ay!...
En la noche serena,
Parece una quena
Su lamentación.
 
En la arista del monte, un día,
Sobre unas matas, estirado,
Al pobre indio lo han hallado
Que lloraba en su agonía.
Por sus males le preguntaron
Y al hablar, tristemente dijo:
“Ella se fue llevando a mi hijo...
¡Por mi cacique moriré!”

 

Letra : Juan Miguel Velich

Música : Juan Carlos Rodríguez

 

Grabado por Carlos Gardel con acompañamiento de guitarras. (sello Odeón Nº 18.998, el 20-10-1927)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal