QUE EL CIELO TE PROTEJA

(vals)

 

 

Aunque tú ya no sientas de mis versos
El inmenso amor que en ellos vaga,
Yo te quiero y el mundo lo comprende
Que en cada verso, voy dejando el alma.
¡Yo te quiero y el mundo lo comprende
que en cada verso, voy dejando el alma!
 
Y te alejas de mí, también me alejo
Quizás a la distancia me comprendas,
Y al sentirte vencida por la vida
Volverás a buscar lo que ahora dejas.
¡Y al sentirte vencida por la vida
volverás a buscar lo que ahora dejas!
 
Qué mariposa, volando a las alturas
Acaricia con sus alas las estrellas,
Ten cuidado, no quemes su blancura
Ni empañes el cristal de su belleza.
¡Ten cuidado, no quemes su blancura
ni empañes el cristal de su belleza!
 
Yo dije con mis versos, mi ternura
Mas nunca vivirá rencor en ello,
No te maldigo, mujer, porque te adoro,
Y te perdono, mujer, porque te quiero.
¡No te maldigo, mujer, porque te adoro
y te perdono, mujer, porque te quiero!
 
Adiós amor, que el cielo te proteja
Iluminando tu vida paso a paso,
Te has de marchar y al ver como te alejas
Me hundiré entre las sombras de mi ocaso.
¡Te has de marchar y al ver como te alejas
me hundiré entre las sombras de mi ocaso!

 

Letra : Aníbal Honorio Cufré

Música : Domingo Moranese

 

Grabado por Nelly Omar con el acompañamiento del conjunto de guitarras de José Canet.

 

 

AtrásMenú Principal