LA NUEVA VECINA

 

 

 

Morocha bonita, de ojazos muy negros,
De porte arrogante, gracioso el andar,
Parece una diosa surgida del sueño
De todo muchacho con ansia de amar.
Es ella, la diosa, la nueva vecina
Que al barrio muy triste lo vino a alegrar,
Prendiendo en el alma de la muchachada
Un sólo deseo: su amor alcanzar.
 
Vecinita, flor del barrio...
¡Si supieras cómo yo te quiero!
Que ninguno, vecinita
Puede amarte tanto como yo.
Si supieras que he llorado
Como nunca hubiera imaginado,
Cuando supe, vecinita,
Que era otro el dueño de tu amor.
 
Su paso gracioso obliga al piropo,
Su dulce mirada es rayo de sol,
Su sola presencia al barrio engalana
Y a mí me ha inspirado mi triste canción.
Ninguno imagina que la quiero tanto,
Ninguno adivina que sufro de amor...
A todos alegra, la nueva vecina
En cambio a mí, sólo me trajo dolor.

 

Letra y música : Juan José Guichandut

 

Grabado por la orquesta de Ángel D´Agostino con la voz de Ángel Vargas.

 

 

AtrásMenú Principal