LA ENFERMERITA

 

 

 

Siempre la veo, pasar deprisa

Todos los días la encuentro igual,

Dando el alivio de su sonrisa

A los enfermos del hospital.

La enfermerita, sumisa y buena,

Piadosa, humilde, sentimental,

Que llega al lecho del que agoniza

Buscando alivio para su mal.

 

Tras del dolor, corriendo va

La que nació con ese don,

Alivio aquí, consuelo allá

A todos da, su corazón.

No tiene un gesto de maldad,

Es todo amor y abnegación,

Y cuando un ser, con Dios se va

Pidiendo está, resignación.

 

A veces pienso con honda pena

Si un desengaño de amor, quizá,

Le dio la suerte de ser tan buena

Con la desdicha de los demás.

Con qué dinero, pagar se puede

Su honroso gesto de gratitud,

Si entre lo mustio de esas paredes

Nos va dejando su juventud.

 

Cuánto me amarga la indiferencia

Con que se suele premiar tan mal,

Si digno elogio se hace a la ciencia

Ella merece su elogio igual.

Porque si a veces, su vida pierde

Por el contagio de un grave mal,

No hay una placa que la recuerde

A la enfermera del hospital.

 

Letra y música : Miguel Manacorda y Aurelio Rodríguez

 

Grabado por Héctor Mauré con el acompañamiento de la orquesta de Jorge Dragone.

 

 

AtrásMenú Principal