EL BATIDOR

 

 

 

Pobre “pardo Pellegrini”, que piantaste de la reja
Ensuciando a los muchachos con tu oficio ´e batidor,
Hoy llevás como recuerdo de la pera hasta la ceja
Un barbijo por la mugre que batiste al ruiseñor.
Vos que fuiste entre gratas un muchacho propiamente
Y que en todas las trifulcas la enguiñabas hasta el fin,
Cuidá el cuero, andá forrao, si te has hecho confidente
Porque, qué querés hermano, va a llegar tu San Martín.
 
Por vos están a la sombra
El Mangrullo y el Mochila,
El chueco Juancito Anguila
Y Pascual el Metedor.
Por vos se supo la púa
Que le enguiñaron de bute
Como a cualquier farabute
A Pancho el Estafador.
 
Con tu pinta de marmota laburando de llavero
Te pasabas buena vida, mejor que la que llevás,
Pero un giorno medio malo, pa´ escurrir de un entrevero
Desataste a la “sin hueso” y embarraste a los demás.
Ya que todos te han calao de que sos un “buey corneta”
Y aunque ahora te arrepientas de haber hecho la traición,
Pensá, “pardo”, de que es cierto lo que dijo aquel poeta:
“Qu´es al ñudo que lo fajen al que nace barrigón”.

 

Letra : Francisco Alfredo Marino

Música : Ernesto de la Cruz (Ernesto Natividad de la Cruz)

 

Grabado por Ignacio Corsini con acompañamiento de guitarras.

 

 

AtrásMenú Principal