DOMINIO

 

 

 

Yo sé que sos tan fea y tan canalla
Como la ruin serpiente ponzoñosa,
Y sos tan ruin, mujer, tan venenosa
Que está en tu ser, la víbora del mal.
Yo sé que sos dañina cual la hiena
Que hiere, cruel, oculta en el rastrojo,
Pero no sé qué brillo hay en tus ojos
Que me une a ti, con frenesí bestial.
 
Sé que me engañas
Por otro querer,
Y que te burlas
De mí;
Y aun sabiéndolo
Para mi sufrir,
No puedo vivir
Sin ti.
 
Hay en tu mirar
Algo que no sé,
Si es traición
O miel;
Sólo sé
Que a la luz de tu mirada,
Mi vida está ligada
Con cariño fiel.
 
Hay en tu ser, caricias de Julieta
Mezclado al vil amor de Mesalina,
Y sos, mujer, la loca serpentina
Que tiene en sí, fulgor de carnaval.
Mi corazón es el vulgar juguete
Donde sacias tu histérica locura,
Porque está en ti, la impúdica figura
De Salomé, riendo ante el altar.

 

Letra : Luis Rubistein

Música : Elvino Vardaro

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal