DOBLE CONDENA

 

 

 

Despuntaba el alba, un día cualquiera
El sol del otoño mostraba su luz,
Y por el presidio corrió la noticia
Ha muerto la madre del renguito Cruz.
 
Llamaron al preso y al darle la nueva
Apretó sus manos, llorando dobló,
Y con voz que implora, solamente dijo:
“¡Por Dios, quiero verla!. Lléveme señor”.
 
Bajando del coche, se paró un momento
Contempló la casa que un día dejó,
Traspuso la puerta y frente a la madre
Vencido y llorando de esta forma habló:
 
“Aquí estoy mi vieja, perdone a su hijo,
quisiera morirme pa´  irme con usted,
pero Dios no quiere darme tanta gloria
pago mi condena por taita matón”.
 
Se inclinó a besarla en su frente helada
Y quiso abrazarla por última vez,
Mas las dos cadenas que se lo impidieron
Quemaron como nunca sus carnes de varón.
 
- Tan sólo yo quiero que todos lo sepan
He sido un canalla, un taita matón,
Sírvale a muchos de ejemplo mi pena
La doble condena que sufriendo estoy - 

 

Letra : Félix Rosario Arena

Música : Orlando Calautti

 

 

AtrásMenú Principal