LAS CALLES DESIERTAS

 

 

 

Un halo de luz...
Espera y quietud...
Tus pasos... tu abrazo,
Y acaso en mis sueños...
¡Tú!...

Las calles desiertas y en mi pecho toda
La fuerza del aire con que he de gritar:
¿Dónde está tu nombre demorado...?,
- Acaso es un fantasma de cristal –


Descansa el día su fatiga... ¡Mía!
Por que es tan mía, ¡Sólo mía! la ilusión,
De encontrar el aldabón que ha de llamarte
Y sin hablarte... oír tu voz.

Ni el sol de tu pelo
Ni el eco grotesco,
De mis pobres versos
Están hoy aquí...
¿Dónde arrulla tu voz...
otra voz...?

¿En que playas tibias
tu espera encalló...?
Siempre vuelves como el sol
Tras la bruma hiriente,
Desafiante... que nos vio...
Antes... decir adiós.

 

Letra : Roberto Vidal

Música : Lito Migré  (Ángel Antonio Cicchetti)

 

 

AtrásMenú Principal