CANTOR DE FONDA

(1951)

 

 

Las penas y las deudas le cuelgan de los ojos
Mientras el tango muere bajo su voz nasal,
Camina por la fonda como inspector de tucos
Y va de mesa en mesa, como el queso y la sal.
 
Románticos boleros naufragan en las sopas
Y un ruido de cucharas ahogan el acorde final,
Y el mantel se hace pampa cuando pasa cantando
Entre manchas de grasa y miguitas de pan.
 
Cuando la madrugada te llama tras los vidrios,
Con la viola y el diario te vas a la pensión.
Yo te  imagino triste, como está la guitarra,
Cuando el cantor la aprieta contra su corazón.
 
Clientela de nocheros te escucha indiferente
El industrial, el punga, el burrero, el artista,
Y el único que siempre te observa atentamente
Pertenece a la fauna de los adicionistas.
 
Desahuciado trovero de la fonda porteña
Si es que buscas la gloria, ya la encontraste tú,
En esa extraña gorda que llora mientras come
Su plato de “osobuco” con todo el caracú.
 

Letra : Atahualpa Yupanqui  (Héctor Roberto Chavero)

Música : Ángel Cárdenas  (Ángel Bártoli)

 

Grabado por Ángel Cárdenas con acompañamiento de guitarras.

 

 

AtrásMenú Principal