A CÁTULO CASTILLO

(1976)

 

 

Tu muerte fue una tarde muy cálida de octubre,
Acaso presentiste que sucediera así,
En plena primavera y cuando el sol se viste
De luz y mariposas y el aire de jazmín.
A vos que te gustaba, profundamente serio
Desentrañar las cosas, llegaste a tu confín,
Y esa doliente tarde entraste en el misterio
Para volver en tango, ¡Mi viejo Catulín!

Me duele el sol,
Y hasta el alcohol
Me pone triste.
Qué ausencia cruel,
De pan y miel
Cuando te fuiste...
Desde la luz de tu bondad eterna,
Nos sonreirás
Con la piedad más tierna...
Me duele andar
Y respirar
Sin ti...

Recordaré tu nombre y tu mirada pura,
Tu oleada de ternura, mi viejo Catulín.
Tu cara y el asombro donde asomaba el niño
Tu río de cariño en medio del trajín...
La esgrima de tu prosa, tu verso cadencioso,
Nostálgico y celoso de esquinas y fondín,
Recordaré al nombrarte, tus fraternales manos
Y la palabra: ¡Hermano!, ¡Mi viejo Catulín!

 

Letra y música : Eladia Blázquez

 

Grabado por Susana Rinaldi con acompañamiento de orquesta. (1976)

 

 

AtrásMenú Principal