EL RECODO

 

 

 

Tu ternura y mi pasión,
Tu alegría y mi canción,
Son capítulos de ayer...
Fue tu amor vino y miel
Que bebí con fruición,
Tu reír de cascabel
Que alegró el corazón...
Fue tu voz “yaraví”
Que meció mi soñar,
Y tu fe prendió en mí
La ansiedad de triunfar...
 
Sólo al perderte aprendí
Cuánto valía tu amor,
Y yo, que siempre reí
Supe llorar de dolor...
Fuiste un ángel: lo sé...
Me inundaste de luz,
Y tus alas clavé
De mi orgullo, la cruz...
 
Mi bien, qué recodo traidor
De la senda triunfal,
Acechó a nuestro amor
En su trampa mortal,
Para cegarnos y causarnos
Tanto mal...
Mi bien, qué recodo traidor
Sin razón ni piedad,
Desvió nuestro amor
De la felicidad,
Que tú acunabas
Y soñaba mi ansiedad...
 
Fue mi orgullo torpe y vano
Un recodo de espejismo,
Donde el sueño se estrelló
Y el porvenir rodó al abismo...
A este abismo desolado
Donde todo es inclemencia,
Donde vivo torturado
Y el frío de tu ausencia
Me hiela el corazón.

 

Letra : Armando Tagini  (Armando José María Tagini)

Música : Alejandro Junnissi

 

 

AtrásMenú Principal