EL POEMA EN GRIS

 

 

 

Tenía dulzura de novia
Y santas ternuras de madre,
Era frágil como una magnolia
Y linda como el sol de la tarde.
Sus ojos sombreados por noches
Estrellas tras suaves pestañas,
Eran dos angustiados reproches
Que pintaron sobre porcelana...
 
Lloraba de amor
Como lloran los cisnes,
De noche en el lago
Silenciosamente,
Debajo de un ala.
Moría de amor
Como mueren los lirios,
Besando sus tallos,
Así sobre el pecho
Caída su cara.
 
Tristeza infinita de un sueño
Temblando sobre una magnolia,
Aguardó las caricias de un dueño
Ahogando sus ternuras de novia.
Y aún sueña tras de una estrella
Sus sueños de pálido lirio...
Más allá de la vida, aún espera
Temblando en el temblor del rocío.

 

Letra : Manuel Enrique Ferradás Campos

Música : Eduardo Gregorio Pereyra  (el “Chon”)

 

 

AtrásMenú Principal