EL DESCOLAO

(milonga)

 

 

Era una linda fulana
Relojeada por la traza,
Que ostentaba en la “terraza”
Berretines de bacana.
Día a día en la semana
Rumbo al laburo pasaba,
Y compadreando coleaba
Mientras los vagos unidos,
Trabajaban de suspiros
Al compás de su mirada.
 
Pero a un punto cabeza ´e pizza
Lo miraba más tupido,
Y lo tenía engrupido
Con guiñadas y sonrisas.
Una tarde el cara lisa
Se armó de gran decisión,
Y pa´ batir su pasión
A esa piba tan divina,
Rajó detrás de la mina
Pa´ afanarle el corazón.
 
No era feo el paparulo
Pintaba bien su esqueleto,
Pero tenía defectos
Era rengo y tartamudo.
En su boca como engrudo
Las palabras se pegaban,
Y al largar la chamuyada
La fulera suerte quiso,
Se le espiantaran los dientes
Que los tenía postizos.
 
Se fue quedando “orsay”
Este pobre ser humano,
Con los dientes en la mano
Caminando rengolay.
Por ahí se le cruzó un tranway
Soplando viento al pasar,
Y el descolao, sin chillar
Con una mano en la nuca,
Se chapaba la peluca
Que se le quería volar.
 
Esto sí que era fajina
No la podía pegar,
Y se puso a disparar
Para alcanzar a la mina.
Pero al llegar, en la esquina
Sufrió un tropezón tremendo,
Pa´un costao se iba cayendo
Y besando la vereda,
Se le descolgó la gamba
Que tenía de madera.
 
Se reincorporó el muy rana
Y sin hacer mucho escombro,
Se cargó la gamba al hombro
Apoyado en la bacana.
Y le batió: “Che... fulana,
yo por vos me rompo todo”.
La mina sin acomodo
Le respondió con franqueza:
“¿Sos hombre prefabricado
o sos... un rompecabezas...?”

 

Letra : Aldo Queirolo

Música : Roberto Morel  (Oscar Norberto Spinelli) y Carlos Mayel  (José Luis Anastasio)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal