EL CONVENTILLO QUARANTA

(milonga)

 

 

La otra noche en un fiestón, que daba el tano Quaranta
Se armó una bronca de tanta, que fue una revolución,
La culpa de un chabón, que haciéndose el inocente,
Entró a sobrar a la gente, sacó una gorda a bailar...
Y la gorda entró a pisar, a todos los concurrentes.
 
Estaba el pardo José, que le dijo: “¡Oiga grandota!
no se me haga la marmota y no me pise los pies”
“La culpa la tiene usted”, dijo el otro de rebote,
Y le acomodó un cazote, propiamente en el mentón...
Que lo tiró pa´ un rincón, como bolsa de cascote.
 
Un negro sacó un bufoso, hubo grito de socorro,
Yo fui a parar al cotorro, de un bollo que me dio un coso,
Alguno haciéndose el oso, el paco me descubrió,
Cuando la luz se apagó, metió la mano el compadre...
Y le dije: “¡Hijo ´e su madre!, no ve que se equivocó”.
 
Aquí nadie se pelea, dijo el tano con voz perra,
Y si ustedes quieren guerra, tómenselas pa´ Corea,
“¡Pucha!, Qué gente más rea”, dijo una vieja virola,
En tanto el guapo Nicola, hizo así su intervención...
Diciendo con diversión: “Pa´ pelear hay que hacer cola”.
 
En eso, la autoridad, hizo su entrada agitado,
Diciendo: “!Están arrestados!... por mala comunidad,
usted está en complicidad, con Quaranta y Luis Remedios,
y no me le busque arreglo, se ha portado como un cochino...
aquí se han tomado el vino y a mí me han tirado al medio”.

 

Letra y música : Eduardo Marvezzi  (José Eduardo Mastrángelo)

 

Grabada por Jorge Vidal con acompañamiento de guitarras.

 

 

AtrásMenú Principal