DESDE LOS MUROS

 

 

 

Yo no tuve
La luz de una llanura,
Ni un molino muy antiguo
Con su rosa de metal.
Yo no tuve
Ni un cordero ni un caballo,
Que llegara hasta mi mano
Para ofrecerles su pan.
 
¡No tenemos!
Los hombres de ciudades,
Paisajes sin heridas
Espacios como el mar.
¡No tenemos!
Los hombres de la urbe,
Más que esta muchedumbre
Que avanza sin hablar.
 
Yo no tuve
Algún bosque compañero,
Con murmullos marineros
Y su pájaro cantor.
Yo no tuve
La montaña que otros tienen,
Con sus cumbres levantadas
Para acariciar a Dios.
 
¡No tenemos!
Los hombres de ciudades,
Paisajes sin heridas
Espacios como el mar.
¡No tenemos!
Los hombres de la urbe,
Más que esta muchedumbre
Que avanza sin hablar.
 
Yo no tuve
La sombra de unos montes,
Ni ese polvo de caminos
Que adornó tanta niñez.
Pero tuve
Unos árboles amigos,
Una calle con baldío
Una esquina, un almacén.

 

Letra y música : Osvaldo Rossler

 

 

AtrásMenú Principal