CHE, MARIETA

 

 

 

Hace rato que te manyo, che Marieta
Desde que eras muy pebeta, que te voy junando bien,
Que era el tiempo en que vivías en lo de Yiyo
Que era allá, en el conventillo, casi al lao del almacén.
No te acordás que vos eras muy pebeta
Y que andabas en chancleta, vestidita de percal,
Y tu tata era, aquel tano bullitero
Rantifuso y muy cabrero, que era empleado municipal.
 
No me manyaste, yo soy Minguito,
Aquel purrete que aquella vez,
A tu tata le voltié el pito
De un castañazo que le fajé,
Ya ves, percanta, como te manyo
Y que te juno, pero muy bien,
Y de seguro que cuando entraste
No me manyaste a mí, el “potien”.
 
Y así fue como Marieta sepultada
Se largó desesperada a rodar al cabaret,
Y fue allí que conoció a un joven banquero
Que como hombre de dinero, ahí se armó con su mishé.
Desde entonces es que Marieta es gran bacana
Y se va por las mañanas, a pasear en su Renault,
Y cuando baja de su auto, hasta la gente
La saluda cortésmente, como dama de alto honor.
 
Si yo la viera por la avenida
Luciendo airosa, toda fifí,
De cara a cara, le batiría:
¡Que hacés, Marieta, vos por aquí!
Si ella dijese: “Yo no lo manyo”
Yo muy sonriente le diré así:
Con estos versos de mi candela
Tal cual los canto yo ahora aquí.

 

Letra y música : Aldo Campoamor  (Aldo Chiavegatto)

 

Grabado por Aldo Campoamor con el acompañamiento de la orquesta de Daniel Lomuto.

 

 

AtrásMenú Principal