TARDECITAS ESTULERAS

(Tardecitas estuderas)

 

 

 

 

Ricardo, prepará el mate y alguna copita fuerte,
Que pa´ relojear mi suerte, voy a caer al stud,
Y si ya diste ración, entrompetá los potrillos
El alazán y el tordillo, han de brillar como luz.
 
Ajustáles el vendaje, no les mezquinés la cama,
Untále bien el masaje, ancas, paleta y riñón,
Y si andan de manos tiernas, cuidao con el sobre-caña,
Las cuerdas por donde cañan, ranilla, vaso y garrón.
 
Vigiláme los peoncitos en las mañanas de apronte,
Dale a Chiafa que los monte y acomodáte el reloj,
Que aligerao por tu mano, en las primeras partidas
Allí nomás de salida, marcarán cuarenta y dos.
 
Después buscále una corta, si no es mil cuatro, una milla,
Que al cerrar las ventanillas, cuando alce el reo el clamor,
En un final de emociones, de pingos y chaquetillas
Allí estarán mis colores, al tope del marcador.
 
Mi gloria es ser burrero, tener un pur-sang de escudo,
Será porque de muy tierno, me hice a la buena de Dios,
Y allá por el año treinta, en los asaos de Berasa
Conté mis primeras basas junto a las puertas de un box.
 
Tardecitas estuderas, de San Isidro y Palermo,
Si no las vivo, me enfermo, por eso grito en salud,
Ricardo, prepará el mate y alguna copita fuerte
Que pa´ relojear mi suerte, voy a caer al stud.

 

Letra y música : Héctor Marcó  (Héctor Domingo Marcolongo)

 

Grabado por Edmundo Rivero con acompañamiento de guitarras.

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal